Historia del Chicle

El chicle en sus diferentes formas existe desde la antigüedad. Ya en Grecia masticaban la savia del lentisco, llamada “mastiche”. Al otro lado del mundo, los antiguos Mayas consumían una savia llamada “tsiclte”. Los colonos europeos heredaron el hábito de los americanos nativos de Nueva Inglaterra, que mascaban savia de abeto. Actualmente la base para producir el chicle es una mezcla de materiales sintéticos (elastómeros, resinas y ceras en diversas proporciones).  Salud bucodental y consumo de chicles.

Salud bucodental y consumo de chicles. ¿Es bueno para mi boca mascar chicle?

Según los expertos en Odontología, cuando masticamos chicle el flujo de saliva que segregamos en la boca puede aumentar considerablemente.  Así, se potencian sus efectos beneficiosos.

La saliva juega un papel importante en el mantenimiento de dientes y mucosa bucal.  También en la digestión y en el control de infecciones orales. Sus principales funciones son neutralizar los ácidos, actuar como lubricante y aportar calcio, fosfato y flúor al diente.

La disminución de saliva provoca cambios en la flora oral, lo que aumenta la posibilidad de crear por ejemplo caries dentales.

¿Por qué es bueno mascar chicle?

Después de comer suele presentarse un pH ácido, razón por la que aumentar la producción de saliva puede ayudar a neutralizar el pH, arrastrar bacterias y remineralizar el esmalte. Al ser portadora de sustancias minerales como el calcio y el fosfato, la saliva contribuye a fortalecer el esmalte de los dientes, evitando el daño y la desmineralización producida por los ácidos.

Algunos chicles, por su composición, pueden mejorar la ya beneficiosa capacidad natural de la goma de mascar. Así pues, pueden contener agentes activos que mejoran la capacidad de remineralizar los dientes y reducir la aparición de caries o ayudar a prevenir la gingivitis y la formación de placa bacteriana. Por lo tanto, masticar chicles sin azúcar después de comer podría ayudar a prevenir la formación de caries dentales. El chicle debería ser siempre sin azúcar, ya que éste colabora en la aparición de las bacterias productoras de ácidos.

El chicle no debe sustituir el ritual de higiene dental

El consumo de chicles nunca será sustitutivo de los métodos de higiene bucodental. Debemos continuar con el cepillado dental por lo menos dos veces al día y complementar el ritual de limpieza con el uso de la seda dental y los cepillos interproximales, en el caso de que lo recomiende el dentista.

En general, su consumo se desaconseja en aquellas personas que tienen facetas de desgaste dental no acordes con la edad. También podría causar “exceso de trabajo” en los músculos de la masticación, por lo que no estará indicado en los pacientes con patología de la ATM (Articulación Témporo-Mandibular). El consumo tampoco es apto para aquellas personas que siguen un tratamiento de ortodoncia.

 

LLÁMANOS
close slider

CLÍNICA DENTAL INDEPENDENCIA

976 23 43 33

625 39 86 40

CLÍNICA DENTAL SAN JOSÉ

876 28 79 47

605 33 28 49

CLÍNICA DENTAL ROMA

876 53 70 23

686 17 29 36