Icono teléfono
Icono WhatsApp
Flecha arriba
ortodoncia-fija

Ortodoncia fija

Corrige ahora el alineamiento de tus dientes de forma definitiva

Existen dos tipos de ortodoncia fija según el color de los brackets:

  • Los brackets metálicos 
  • Los brackets de zafiro son una alternativa de mayor estética, en comparación con los metálicos.

1

Diagnóstico previo

Con la recreación de tu boca en 3D, gracias al escáner intraoral, una radiografía panorámica y la telerradiografía, tendremos la imagen de tu cara y tus dientes, y elaboraremos un estudio cefalométrico para realizar una correcta planificación del tratamiento de ortodoncia.

2

Planificación del tratamiento

Planificación personalizada e individualizada del tratamiento más adecuado y de sus distintas fases.

3

Instalación de los brackets

La cita de montaje durará aproximadamente una hora. En ella, te informarán sobre los consejos y cuidados de tu ortodoncia.

4

Revisiones y seguimiento

Realizamos revisiones periódicas para verificar la correcta evolución del tratamiento y proyectar las correcciones necesarias. Al finalizar el tratamiento, te entregamos una férula retenedora que deberás usar únicamente por las noches, o, según el caso, instalaremos una contención fija lingual, para evitar que los dientes puedan volver a su posición anterior.

Preguntas frecuentes

Preguntas frecuentes sobre Ortodoncia fija con brackets

A continuación, te ofrecemos la respuesta a las preguntas sobre ortodoncia fija con brackets que más nos hacen nuestros pacientes:

En el momento de iniciar un tratamiento de ortodoncia fija con brackets, recomendamos al paciente no comer ciertos alimentos. El objetivo es evitar que exista un mayor riesgo de caries o que se acumulen restos de alimentos entre los dientes y los brackets, provocando mal olor, proliferación de bacterias, etc. Los alimentos que desaconsejamos son:

  • Alimentos duros. Debemos evitar los alimentos duros que pueden provocar que se despeguen los brackets. Por ejemplo: frutos secos, manzanas (mejor trocearlas que comerlas a mordiscos), etc.
  • Alimentos pegajosos. Este tipo de alimentos se adhieren con mucha facilidad al diente y a los aparatos, y luego es difícil eliminarlos. Es por ello que conviene evitarlos. Por ejemplo, caramelos tipo toffe, dulce de leche, cremas de cacahuete, etc…
  • Alimentos fibrosos. Los alimentos fibrosos son más susceptibles de dejar restos entre los brackets, y cuesta eliminarlos. Son alimentos que recomendamos evitar en lo posible mientras dure el tratamiento. Por ejemplo: carnes fibrosas como la ternera, frutas como la piña, etc.
  • Alimentos con azúcar. El azúcar presente en la bollería, los refrescos, etc, conlleva un mayor riesgo de caries cuando llevamos ortodoncia fija, ya que es más complicado eliminar por completo todos los restos que puedan quedar adheridos.

Cuando llevamos ortodoncia fija, debemos extremar la higiene bucodental ya que es más habitual que queden restos de comida entre los brackets y los dientes. Se recomienda, además de evitar ciertos alimentos, realizar un correcto cepillado después de cada comida, y emplear enjuagues específicos para limpiar en profundidad. Además, también pueden utilizarle cepillos interproximales que nos permitirán acceder a los huecos más pequeños y eliminar de allí los restos de comida que puedan haber quedado tras el cepillado.

Los aparatos fijos se utilizan para corregir todo tipo de problemas de malposición o maloclusión. Con aparatos fijos, podemos lograr también desplazamientos a nivel del maxilar, cuando el tratamiento lo requiera. En general, podemos tratar cualquier caso, por complicado que sea, siempre y cuando se realice un diagnóstico inicial completo que nos permita determinar cuáles son los problemas funcionales y estéticos que deben corregirse.

Al inicio del tratamiento, la fricción y el roce que se produce en la cara interna de la mejilla y en los labios, puede provocar pequeñas llagas y heriditas. Esto es normal, ya que debemos acostumbrarnos a un cuerpo extraño. Durante el proceso de adaptación, podemos emplear cera para ortodoncia, que evitará el roce y ayudará a sanar antes las pequeñas heriditas.

Para que la cera para ortodoncia cumpla su cometido, debemos colocarla en la zona donde se produzca el roce. Cogiendo una pequeña cantidad, y moldeándola con los dedos, la colocamos sobre el bracket justo en la zona que está generando la molestia. Debemos asegurarnos de que la cera quede bien adherida y en el lugar correcto, cubriendo por completo la pieza que está generando el roce. De esta manera, el roce se verá amortiguado y no creará molestias.

Los dientes tienen la tendencia natural de volver a su posición inicial antes del tratamiento. Por eso, una vez retirados los brackets, es importante llevar unos retenedores que haremos a la medida de tu boca, y nos ayudarán a estabilizar los resultados. Estos retenedores deben llevarse por la noche durante un tiempo que determinará el especialista en función de cada caso. Las revisiones periódicas en consulta nos permitirán seguir de cerca la evolución y garantizar que los resultados del tratamiento se mantienen estables.

Gracias a los avances en el campo de la ortodoncia, y la evolución hacia sistemas más eficientes, hoy en día es posible encontrar una variedad en brackets adaptada a las necesidades de cada paciente. En los CDT trabajamos con dos tipos de brackets:

  • los clásicos brackets metálicos, que son un tratamiento muy eficaz en casos complejos y con un precio asequible para el paciente.
  • los brackets de zafiro, que además de ofrecer unos excelentes resultados, son también más disimulados, por lo que son una opción cada vez más demandada por los pacientes, sobre todo por aquellos que buscan una opción más estética.

chica-sonriendo-de-espaldas-chaqueta-vaquera

Practica mucho más lo que te sienta bien

Lo importante es lo más importante